viernes, 4 de enero de 2013

Detenido uno de los principales distribuidores de cocaína en la Costa Brava

 La Policía Nacional ha detenido a uno de los principales distribuidores de cocaína de la Costa Brava y del sur de Francia, al sorprenderle junto a un cómplice en un peaje de la autopista AP-7 cuando trasladaban 25 kilos de esta sustancia.
Según ha informado hoy la Policía Nacional, el detenido, de nacionalidad argelina, y su cómplice, de nacionalidad española, han ingresado ya en prisión provisional por orden del juez de instrucción, acusados de los delitos de pertenencia a organización criminal y contra la salud pública.
La detención, practicada con la colaboración de la policía local de Lloret de Mar (Girona), se practicó en el peaje de la AP-7 en Massanet de la Selva (Girona), cuando los agentes, que seguían desde hacía meses el rastro del supuesto narco, detectaron que llevaba en su vehículo un total de 25 kilos de cocaína, que había adquirido en Barcelona y trasladaba a su casa de Lloret.
En la operación también se detuvo a un supuesto cómplice, que viajaba en otro vehículo para intentar burlar la presencia policial.
El supuesto narco utilizaba una empresa ficticia de comercio internacional de vehículos para encubrir su actividad ilícita, según la Policía.
En los registros policiales que se llevaron a cabo tras las detenciones, los agentes intervinieron otros 3,5 kilos de cocaína y 2,5 kilos de marihuana, así como 44.000 euros en efectivo, y desmantelaron un pequeño laboratorio donde el acusado cortaba la droga y disponía las sustancias para su distribución a pequeña escala.
La investigación se inició en agosto pasado, gracias a la colaboración con la policía de la ciudad francesa de Toulouse, que alertó de la presencia en Lloret de uno de los principales distribuidores de cocaína en la Costa Brava y el sur de Francia que estaría vinculado a traficantes franceses de Toulouse y Marsella.
Al parecer, según los investigadores, el supuesto narco detenido recibía visitas frecuentes de traficantes franceses, que viajaban a Lloret en vehículos particulares para suministrarle entre 1 ó 2 kilos de cocaína, tras contactar con él a través de Facebook y Whatsapp.
El detenido, que también obtenía droga por otras vías, como por ejemplo con la compra que hizo en Barcelona, cortaba y preparaba la droga en su domicilio para la posterior venta entre consumidores y pequeños traficantes.
 La Razón - Pie

No hay comentarios:

Publicar un comentario